Ministerios Betesda es una iglesia Cristiana no-denominacional.  Esto quiere decir que nos mantenemos fieles a las enseñanzas de Cristo expuestas en las Sagradas Escrituras y no a algún concilio o denominación.  Esto no quiere decir que Ministerios Betesda se encuentra aislada del cuerpo de Cristo.  Pues Ministerios Betesda forma parte de una confraternidad de iglesias llamada Master Builders Fellowship en la cual encuentra cobertura espiritual y con la cual trabaja apoyando la obra de Dios en varios estados de la unión americana y en varios países del extranjero.  A continuación están descritos algunos de los elementos básicos y no negociables de nuestra fe para facilitar su decisión si Ministerios Betesda es la congregación donde Dios lo quiere:

La Divinidad de Jesucristo– En Ministerios Betesda estamos de acuerdo y creemos firmemente en la doctrina histórica de la iglesia Cristiana desde sus principios bíblicos que establece y declara inequívocamente que Jesucristo fue, es y será verdadero hombre y verdadero Dios. (Juan 14:9-11) (Hebreos 1:1-3) (Juan 1:1-4) (Lucas 2:10-14) (Colosenses 1:16)

La Trinidad– En Ministerios Betesda creemos firmemente en la doctrina histórica de la iglesia Cristiana desde sus principios bíblicos que establece y declara inequívocamente que Dios es Uno y Trino. Tres personas distintas: Dios Padre, Jesús (Dios Hijo) y Dios Espíritu Santo, y estos tres son uno.  Este es un misterio profundo pero como un punto en el espacio real tridimensional tiene altura, longitud y anchura siendo cada una distinta la una de la otra, pero al mismo tiempo siendo parte la una de la otra, y ninguna existe fuera de su conexión con la otra;  así el Padre, Hijo y Espíritu Santo no pueden existir el uno sin el otro y son parte el uno del otro y son un solo Dios verdadero. (Juan 10:30) (Juan 17:11) (Juan 14:15-20) (1 Juan 5:7-8)(Deuteronomio 6:4)

La Infalibilidad de La Biblia– En Ministerios Betesda creemos firmemente en la doctrina histórica de la iglesia Cristiana desde sus principios bíblicos que establece y declara inequívocamente que las Sagradas Escrituras, aunque escritas por seres humanos falibles, fueron inspiradas por Dios y por ende son la palabra de Dios, infalible e inerrante;  esto reconociendo que la palabra de Dios utiliza varios géneros literarios como alegorías, simbolismos y otros que inerrantemente enseñan la verdad de Dios. Reconocemos como las Sagradas Escrituras, aquellos escritos que Jesús y sus apóstoles consideraron inspirados por Dios en su tiempo y aquellos que escritos por los apóstoles se incluyen en el cañón histórico del nuevo testamento, estos son:

El Antiguo Testamento:

Génesis, Exodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Rut, 1 Samuel, 2 Samuel, 1 Reyes, 2 Reyes, 1 Crónicas, 2 Crónicas, Esdras Nehemías, Ester, Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantares, Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amos, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías, Malaquías

El Nuevo Testamento:

Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Hechos, Romanos, 1 Corintios, 2 Corintios, Gálatas, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1 Tesalonicenses, 2 Tesalonicenses, 1 Timoteo, 2 Timoteo, Tito, Filemón, Hebreos, Santiago, 1 Pedro, 2 Pedro, 1 Juan, 2 Juan, 3 Juan, Judas, Apocalipsis

 

El Antiguo Testamento (libros que Jesús y los Apóstoles consideraban Sagrados)

La Pecaminosidad del Ser Humano- En Ministerios Betesda creemos firmemente en la doctrina histórica de la iglesia Cristiana desde sus principios bíblicos que establece y declara inequívocamente que todos los seres humanos sin excepción somos pecadores y que por tanto somos merecedores del castigo eterno de Dios, y que dejados a nuestras propias obras jamás podríamos llegar al estándar de justicia requerido por Dios. (Salmos 51:5) (Isaías 64:6) (Romanos 3:9-12) (Lucas 18:19) (1 Pedro 1:16)

La Salvación por Gracia– En Ministerios Betesda creemos firmemente en la doctrina histórica de la iglesia Cristiana desde sus principios bíblicos que establece y declara inequívocamente que la única forma de salvación del castigo eterno es a través de la gracia de Dios por medio de la fe en Cristo Jesús, creyendo y aceptando el sacrificio expiatorio de Jesucristo por nuestros pecados, nuestras obras de piedad son en gratitud por la salvación, no son obras para alcanzar salvación.  (Efesios 2:8) (1 Pedro 1:3-5,9) (Romanos 3:23-26) (Hebreos 10:14-19)

La Resurrección y Vida Eterna– En Ministerios Betesda creemos firmemente en la doctrina histórica de la iglesia Cristiana desde sus principios bíblicos que establece y declara inequívocamente que Jesucristo regresará a la tierra en cuerpo glorioso, que los muertos resucitarán unos para vida eterna otros para condenación eterna. (Lucas 12:5) (Apocalipsis 20:11-15) (1 Tesalonicenses 5:1-9) (2 Tesalonicenses 2:1-5) (Hechos 1:10-12) (Juan 14:1-4)

El Bautismo y la Cena del Señor– En Ministerios Betesda creemos firmemente en la doctrina histórica de la iglesia Cristiana desde sus principios bíblicos que establece y declara inequívocamente que Jesucristo nos dejó dos ordenanzas que son manifestaciones físicas de verdades espirituales. Estas son el bautismo en agua como declaración de morir al pecado y renacer en Cristo, y la Cena del Señor o Comunión como declaración de recibir la muerte expiatoria de Jesucristo por nuestros pecados, y hacernos uno con El en el espíritu.  (Mateo 28:19) (Colosenses 2:12) (1 Pedro 3:21) (Lucas 22:19) (1 Corintios 11:24) (1 Corintios 10:16-17)

La iglesia–  En Ministerios Betesda creemos firmemente en la doctrina histórica de la iglesia Cristiana desde sus principios bíblicos que establece y declara inequívocamente que la iglesia es el cuerpo de Cristo, la suma de todos los creyentes en Cristo Jesús, nacidos de nuevo que tienen una relación personal con Jesucristo por medio del Espíritu Santo, sin importar su raza, lenguaje o nacionalidad.  Ya no existe más distinción entre judíos y gentiles, blancos o negros, pobres o ricos.  La Iglesia no es ninguna congregación o edificio, no todos los que se encuentran en una congregación son la Iglesia, y ninguna denominación o congregación por sí sola es la iglesia aunque puede ser parte de ella.  La Iglesia está en la tierra para ser luz, y testimonio de Jesucristo al mundo entero.  La unidad de la iglesia es espiritual y no política o económica.  Todo aquel que no cree en las verdades fundamentales de la Biblia no es parte de la Iglesia de Dios y rechazamos todo ecumenismo que pretende unir a la fe Cristiana con otras religiones o creencias.  (Romanos 12:4-5) (Efesios 4:4) (Colosenses 3:15) (1 Juan 1:6-7) (2 Corintios 6:14) (Hechos 2:41-43) (2 Juan 1:9-11)

 

Adiestramiento y Servicio:

Pastoral:

En Consejería Familiar, Sanidad y Apoyo Emocional, Liberación de Vicios, y Consuelo de Viudas y Huérfanos (espiritual, emocional y físico).

Educacional:

En Enseñanza Doctrinal, Apologética, Didáctica y Comunicación, Teología Sistemática, enseñanza de jóvenes y niños.

Evangelístico:

En Misiones a corto plazo, eventos evangelísticos, evangelismo en medio de la cultura, bases de discipulado, exhortación a congregaciones.

Profético:

En discernimiento de la voz de Dios, alabanza y adoración, oración, planificación y estrategia, predicación en congregaciones.

Apostólico:

En Misiones a largo plazo, la plantación de iglesias, rol del anciano dentro de la iglesia, liderazgo bíblico, mentoría y apoyo de pastores y líderes.