Ministerios Betesda se originó en 1996 como un grupo de oración que salió del movimiento Carismático Católico bajo el liderazgo de Gonzalo y Zulema Frías. Al pasar de los años terminó la transformación estableciéndose como una iglesia cristiana no-denominacional bajo el pastorado de Oscar Frías el hijo de Gonzalo y Zulema Frías.

En una reunión Pastoral en el centro de la Florida, Oscar conoció a Neil Silverberg quien juntamente con un equipo de ministros lidera la fraternidad de Iglesias Master Builders. Al saber ambos de su afinidad doctrinal y de visión, Ministerios Betesda comenzó a formar parte de dicha fraternidad a mediados de la primera década del nuevo milenio.

En enero de 2011, el Pastor Oscar contrajo matrimonio con Luz Deisy Burgos, una líder bajo el ministerio de Christ Fellowship en Español de West Palm Beach.  Ella no solamente bendijo la vida del pastor Oscar sino también trajo un nuevo énfasis en liderazgo y entrenamiento a Ministerios Betesda, el cual es evidente en sus talleres para matrimonios, sanidad interior para las hermanas y otras áreas de ministerio.

El ADN de Ministerios Betesda

No denominacional- Lo que suscitó la salida de la familia Frías y el grupo de oración que dirigían dentro del movimiento carismático Católico, fue el entendimiento bíblico de la salvación por gracia, no por méritos, el sacerdocio de todos los creyentes y no únicamente del clero, y la centralidad y supremacía de Jesucristo como único intermediario entre Dios y los hombres.  Estas verdades los pusieron en afinidad con lo que fue la reforma protestante y el nacimiento de la iglesia evangélica.  Sin embargo, debido a abusos y desviaciones de muchos dentro de lo que se denomina el movimiento evangélico liberal, donde iglesias han abandonado verdades bíblicas milenarias en favor de, por ejemplo, la ordenación de homosexuales como ministros, el pastor Oscar prefiere no identificar a Betesda como una iglesia Luterana, reformada o evangélica.  Aunque las verdades de la reforma, de la salvación por gracia, la escogencia de Dios, el sacerdocio de todos los creyentes y la supremacía de la Biblia son todas parte de la fe de Betesda.   Aquel grupo de oración vió el mover del Espiritu Santo con sanidades y milagros en sus vidas, y esto los puso en el corazón del mover carismático.  En los últimos años, los abusos y desviaciones de muchos dentro de dicho movimiento, con un énfasis en las riquezas terrenales y el número de seguidores ha llevado al pastor Oscar a no identificar a Betesda como una iglesia carismática, o pentecostal, aunque los dones del Espíritu fluyen libremente en la congregación con numerosos milagros y sanidades verificables en muchos miembros.

Por lo tanto Ministerios Betesda hoy se define como simplemente una Iglesia Cristiana que cree en los dones del Espíritu y en la soberanía y gracia de Dios.  Nuestro ADN es por tanto, un estudio diligente de la doctrina de salvación con un gran énfasis en las verdades de la reforma, y el nacer evangélico al igual que un gran énfasis en ser guiados por el Espíritu Santo y ver los dones de Dios fluir en su Iglesia.

Familiar- Debido a que los orígenes de Betesda fueron en el salón de la casa de la familia Frías, con dicho hogar formando la primera dirección legal de la iglesia, Ministerios Betesda lleva en su ADN un deseo de comunidad, de amor fraterno no fingido, y de compartir más allá de sólo los domingos con los hermanos. Por eso, generalmente, nuestros eventos son sin costo y se organizan de manera que todos contribuímos para compartir lo que tenemos.  El ADN de Betesda es ser una Iglesia familiar que desea la unidad en amor de todos sus miembros.

Adoradores-  Desde sus inicios Ministerios Betesda ha puesto un gran énfasis en tener un corazón que alaba a Dios de verdad; donde Jesucristo es el centro de la alabanza y no nosotros.  Cuando Ministerios Betesda comenzó la mitad de sus pocos miembros era parte del ministerio de alabanza y siempre ha sido nuestro ADN alabar a Dios con todo lo que tenemos, en libertad y orden. Adorar y alabar a nuestro Señor Jesucristo es lo que denominamos gozo reverente, donde el danzar y brincar es para alabar a Dios y no para entretenernos a nosotros mismos. En Betesda usted está en plena libertad de danzar, levantar sus manos, aplaudir o no hacerlo y simplemente estar de pie alabando a Dios con su corazón y sus labios.  Mientras todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, esté concentrado en Cristo en adoración, nada más importa, eso es todo lo que buscamos. Nuestro ADN en Betesda es de una vida de alabanza en gozo reverente.

Qué hacemos

Icon Heading

Curso de Fundamentos Bíblicos

Tardes de Avivamiento

Segundo domingo de cada mes a las 5:00 p.m.

Operación Niño Navidad